Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Aceptar Cómo configurar

Interocepción, aplícala a tu empresa y notarás los cambios.

Interocepción, aplícala a tu empresa y notarás los cambios.

2017-04-09 21:17:18

Interocepción, aplícala a tu empresa y notarás los cambios. 
 
La Interocepción es la percepción consciente de las señales que emiten nuestros órganos internos, el corazón, el estómago, los intestinos, etc. Podríamos decir, pues, que se trata del arte de escuchar nuestro cuerpo. Escuchar y atender las señales que nos da el cuerpo nos ayuda no sólo a vivir mejor sino a registrar cuando algo está mal. Cómo mejorar esta "capacidad" es algo en lo que trabajan algunos equipos de las más prestigiosas universidades del mundo. Por el momento, la definición nos vale para aplicarla a tu empresa.

En este post te hablaremos de cómo escuchar los órganos internos de tu negocio, la interpretación que de esa información hagas o las decisiones que tomes al respecto ayudarán sin duda a una mejora tanto del día a día como de los resultados.
 
1- El cerebro del negocio. Ese eres tú. Párate y escucha a tu intuición. Con ese cliente, con ese pedido, con ese empleado, con es nuevo producto que ha salido al mercado y que puedes mejorar. Dedicar tiempo a pensar con calma, no solo en la estrategia empresarial, sino en esos flashes que recibes pero nunca te detienes a analizar. Eso te dará una visión amplia y renovará tu perspectiva para tomar mejores decisiones.

2- El corazón de la empresa. Es la bomba que hace avanzar la máquina. Analiza los procesos productivos de tu empresa, dedica tiempo y atención a los detalles tanto de las máquinas como de los empleados al cargo. Eso te mostrará lo que puedes mejorar. La mejora continua es el mayor éxito de los sistemas de calidad japoneses que se están implantando en las mejores compañías el mundo.

3- Los pulmones del negocio. Pon atención en cómo respira tu negocio, ¿está bien oxigenado?. Un buen análisis de la parte financiera de la empresa te lo dirá. Mantén los lazos con tus proveedores financieros, con tus socios o partners. Y no ceses de buscar alternativas mejores a lo que ya tienes. La mejora continua de los procesos sirve también para prevenir contratiempos que puedan surgir en el futuro, por el propio devenir del negocio, a cualquier nivel.

4- El hígado de la empresa. Pon atención a tu red de ventas, a sus relaciones con los clientes. Si se trata de un comercio invierte un tiempo en ver como cada uno de tus empleados atiende a los clientes, y eso te mostrará si hay algo que puedes hacer para contribuir a mejorar el servicio.

5- Los riñones. Filtra cuanto ocurra a todos los niveles, saca el máximo partido a cada elemento de tu empresa y quédate con lo que sume. El resto, disputas, errores, decepciones, aprende de ellos y pasa pantalla. Eso saneará tu mente y evitará que te enquistes en lo negativo que ya no puedes resolver.

6- El páncreas. Los azúcares son la parte más atractiva para el cerebro de una dieta. Y la mas peligrosa. Mantente atento, goza y disfruta con las buenas noticias, felicita a todos y a ti por liderar el proyecto, pero no te quedes en ello. Pasa página después de celebrarlo con todos y a por el siguiente. Recuerda que lo que más nos enseña son los fracasos.

7- El intestino. Al final del proceso debes absorber cuanta información pueda ayudarte en tu objetivo de escucha para la mejora, e interpretarla para perfeccionar el funcionamiento de ese organismo que es tu negocio. Un seguimiento de esa actitud te ayudará a registrar cuando algo esté mal y a tomar decisiones en ese sentido antes de que crezca el fuego.
 
También en el ámbito profesional es conveniente detenernos y escuchar a nuestra intuición. Confiamos en que este post te haya ofrecido una buena excusa para empezar a hacerlo.
 

  • Suscríbete a nuestro boletín de noticias mensual