Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar Más Información Entendido

La ilusión del debutante:3 claves para no dejarse llevar

La ilusión del debutante:3 claves para no dejarse llevar

2017-04-17 20:37:41

La ilusión del debutante: 3 claves para no dejarse llevar.
 
 
Los que hemos vivido la emoción y el vértigo de montar un negocio propio sabemos que son tiempos de emoción en los que es preciso estar muy atentos y lúcidos en las decisiones. Para ello es imprescindible supervisar los detalles hasta el más mínimo punto, y analizar un abanico de ítems (mercado, producto, cliente objetivo, precios, costos, financiación, etc.) con una frialdad que, en ese momento, nuestro  entusiasmo por ese proyecto en el que nos estamos embarcando dificulta enormemente. 
 
En este post te ofreceremos unas recomendaciones para mantener tu entusiasmo bajo control mientras te preparas para iniciar tu nuevo negocio, sea en traspaso, compra de uno en marcha o incluso si se trata de una empresa de nueva creación o un comercio en sistema de franquicia.
 
 
1- Las prisas, malas consejeras. Tómate tu tiempo para analizar bien los factores más importantes que conciernen al negocio por el que deseas apostar. Estudia bien el mercado, los competidores, los costes y precio de venta del producto que vas a lanzar al mercado. Cuida bien de que la financiación, ese socio en la sombra que ejerce de yugo para tantos negocios, no lo sea en tu caso.
 
2- La letra pequeña, con lupa. Sea cual sea la modalidad a través de la que llegues a tener tu propio negocio (traspaso, compra, creación o franquicia) no olvides cuidar minuciosamente de los detalles en los contratos que te aten a proveedores, arrendatario, empleados, etc. En ocasiones encierran la clave de una posterior vida mucho más tranquila y sin sorpresas. El propio devenir de un nuevo negocio ya de por sí suele presentar imprevistos con los que se debe batallar, simplificará mucho tu vida haber cuidado bien de los contratos iniciales.
 
3- Los detalles sin importancia, fundamentales. Los detalles sin importancia siempre la tienen, no lo olvides. Estamos hablando del seguro del local, de los extintores, de todos y cada uno de los permisos e impuestos que debes tener en condiciones, de las salidas de emergencia, de las señalizaciones en los servicios… Todos y cada uno de esos detalles y muchos más son fundamentales para que tu calidad de vida sea como debe y puedas disfrutar del inicio y andadura de tu nuevo negocio en lugar de sufrirlos.
 
4- La visión de águila, el primer paso. Y el último. Antes de empezar cualquier negocio debes practicar lo que llamamos vista de águila. Tomar distancia y ver con otros ojos el negocio que quieres emprender. El local, el barrio, los vecinos, la competencia, los clientes, los accesos (transportes públicos, zonas de aparcamiento), los horarios y días de la semana de más afluencia, las zonas habilitadas cerca para carga y descarga… es probable que en una primera mirada el entusiasmo y las ganas sesguen un poco esa frialdad necesaria para ver la realidad objetivamente. Practicar esa mirada distante sobre todo cuanto desees emprender, volver a ella en los días previos a la decisión definitiva y la firma de los contratos, la convertirá en una de tus armas principales para la toma de buenas decisiones.
 
Emprender un negocio es una de las experiencias más interesantes y enriquecedoras que se pueden tener. Esperamos que estos consejos resulten buenas herramientas que te acompañen en tu camino hacia la emprendeduría.
 
 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias por email