Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Aceptar Cómo configurar

Montar una Franquicia como modelo de autoempleo

Montar una Franquicia como modelo de autoempleo

2016-11-07 12:06:11

MONTAR UNA FRANQUICIA COMO MODELO DE AUTOEMPLEO
  
Son muchas la personas que en los últimos años han perdido su puesto de trabajo y ante la escasa y precaria oferta laboral han decido emprender un negocio respaldado por una marca. Aunque montar una franquicia no deja de ser una opción con cierto riesgo, (emprender siempre lo es), este modelo de negocio puede proporcionar algunas ventajas que en ocasiones minimizan los riesgos del emprendedor.
 
Lo primero que debes hacer es recabar el máximo de información sobre el negocio en cuestión y analizar tanto las cuestiones objetivas (ej. inversión) como las subjetivas (ej. nuestra capacidad para desarrollar la actividad) del mismo.
 
Estos son los tres puntos básicos que debes tener en cuenta:
 
1- Controla la inversión- Como estamos hablando de autoempleo, lo ideal es que tu inversión se encuentre por debajo de los 100.000 € ya que nos estamos centrando en negocios pequeños en los que tú como franquiciado vas a ponerte al frente. Por ello, debes limitar la inversión si pretendes rentabilizarla.
 
2- Infórmate. - Elige un sector e infórmate de todas las franquicias que existen en el mismo, haz un estudio de mercado y analiza los pros y contras del negocio. Recaba información sobre la marca, la antigüedad de la misma, su trayectoria y reputación. No está de más acercarse a otros franquiciados para intercambiar impresiones.
 
3- Estudia a fondo las condiciones contractuales. - Los contratos de franquicia son complejos. Se trata de contratos privados en los que el franquiciador cede al franquiciado el derecho a explotar un sistema para comercializar productos o servicios (en ocasiones, ambos) a cambio de una contraprestación económica.
 
En este tipo de contrato debes prestar especial atención a:
 
-          La duración, que debe ser suficiente para que puedas rentabilizar tu inversión.
-          Al canon de entrada, su importe y qué recibes por ello, es decir el contrato debe contener una relación de los conceptos por los que pagas (formación, asesoramiento…).
-          La exclusiva. Si existe exclusiva o no en la compra de suministros, y en caso de existir, si está justificada.
-          Las causas de incumplimiento y resolución contractual.
-          El área de exclusividad. Ésta debe figurar perfectamente delimitada.
-          …
Es recomendable que busques el asesoramiento de un abogado especialista en franquicias, te evitará sorpresas desagradables.

  • Suscríbete a nuestro boletín de noticias mensual