Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar Más Información Entendido

¿Que pasa con los trabajadores cuando se traspasa un negocio?

¿Que pasa con los trabajadores cuando se traspasa un negocio?

2016-09-19 09:46:37

¿QUE PASA CON LOS TRABAJADORES CUANDO SE TRASPASA UN NEGOCIO?
 
Esta es una cuestión de gran importancia a la hora de adquirir un negocio mediante traspaso o cesión, ya que si se produce una subrogación empresarial, es decir, si el cesionario (nueva empresa) continúa la actividad con la plantilla de trabajadores del cedente o con parte de ella, estará obligado a mantener sus contratos en las mismas condiciones (salario, horario, vacaciones…) y a respetar su antigüedad (art. 44.1 del Estatuto de los Trabajadores).
 
Es decir, el cambio de titularidad de la empresa no supone la extinción de la relación laboral, por tanto, el cesionario queda vinculado a los derechos y obligaciones suscritos por el cedente. No se firman nuevos contratos pero los trabajadores deben ser informados de que se va producir la cesión o el traspaso del negocio, los motivos de la misma y sus consecuencias.
 
Esto es así, hasta el punto que si el cesionario no subroga el personal, es muy posible que se encuentre con la desagradable sorpresa de una demanda por despido improcedente y deberá asumir de forma solidaria junto al cedente las consecuencias de aquella. Por ello es importante que los despidos, si se van a producir, se pacten con anterioridad a la formalización del traspaso.
 
El número de trabajadores, su categoría, su antigüedad… condicionará el precio del traspaso, por lo que aconsejamos analizar la situación (cálculo de indemnizaciones…) antes de fijar el precio del negocio que vamos a traspasar.
 
En cuanto a las deudas, la nueva empresa (el cesionario) y el cedente serán responsables de las que éste último haya contraído tanto con los trabajadores como con la Seguridad Social, siendo la responsabilidad solidaria y por un plazo de tres años. Por ello, para evitar una posible reclamación, debemos asegurarnos de que el cedente se encuentra al corriente de pago de sus obligaciones y exigirle que nos aporte los certificados que así lo demuestran.
 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias por email